04 abril 2020

Vía Recreativa Puebla

HISTORIA

Latinoamérica y el Caribe han sido el epicentro de una rápida urbanización desde la segunda mitad del siglo XX. Esto ha traído consigo una serie de retos para la provisión de infraestructura, servicios públicos, vivienda, empleo, transporte, servicios de salud y educación a una población en constante crecimiento. Si bien las ciudades han contribuido a mejorar los niveles de vida de muchos, no todos los cambios han sido favorables. La vida urbana también ha traído consigo el detrimento de la calidad de vida de los pobladores, especialmente de los más pobres. Estos cambios incluyen contaminación ambiental, insuficiencia de los servicios públicos y de transporte, aumento en la delincuencia e inseguridad, incremento en el consumo de sustancias, y deterioro de los espacios físicos, sociales y de recreación, que son cada vez más ocupados por automóviles.

Adicionalmente, el sistema de movilidad urbana ha favorecido el uso de vehículos motorizados en detrimento de caminar o montar en bicicleta. En la vida de las ciudades hay menos alternativas de entretenimiento en espacios abiertos, y se modifica el tipo de alimentación con mayor consumo de alimentos procesados, altos en grasa, azúcar y sal. Estos estilos de vida urbanos favorecen el incremento del sobrepeso, la obesidad y la vida sedentaria, factores de riesgo reconocidos para la aparición de enfermedades crónicas como la diabetes, la enfermedad cardiovascular y el cáncer. Es así como en Latinoamérica y el Caribe, estas enfermedades han llegado a constituir la primera causa de mortalidad prematura y de discapacidad, y actualmente causan la muerte de 2 de cada 3 personas en la población general. La carga de estas enfermedades afecta en mayor escala a las poblaciones vulnerables, que tienen menor acceso a servicios de salud de calidad que involucren prevención, detección temprana y tratamientos adecuados. Esta realidad aumenta aún más los niveles de inequidad y favorece la persistencia de ciclos de pobreza y enfermedad.

Pero en medio de los problemas citados, existen alternativas prometedoras. Por ejemplo, la promoción de la actividad física es considerada uno de los principales pilares en la prevención de las enfermedades crónicas. El diseño de programas de buena calidad que promocionen la actividad física, requiere un abordaje ambiental, lo que implica el concurso de diversas disciplinas, profesionales, niveles políticos y estrategias. Tales intervenciones en el medio ambiente, como la creación de parques, plazas y otros espacios para la actividad física, son alternativas altamente recomendadas por su efectividad y por estar al alcance de todos.

La Vía Recreativa consiste en abrir temporalmente las calles a los habitantes de la ciudad para que disfruten de un espacio seguro y gratuito para la recreación y el deporte. En el espacio donde se lleva a cabo la Ciclovía Recreativa se cierra temporalmente el acceso vehicular. Se diferencia de la ciclovía permanente porque es un espacio temporal cuyo principal uso no es la movilización por transporte, sino la recreación. Se realiza un día fijo a la semana (generalmente el domingo y en algunos casos también los días festivos) y tiene una duración promedio de 6 horas. El programa ha recibido diferentes nombres en los distintos países donde se realiza.

Manual para implementar y promocionar la Ciclovía Recreativa

                            VÍA RECREATIVA PUEBLA                                                                                                                                           VÍA RECREATIVA METROPOLITANA

 

 CONOCE AQUÍ LA RUTA: